¿La tabla periódica alguna vez tendrá un final?

Ahora que nos encontramos celebrando el 150 aniversario de la Tabla Periódica de los Elementos Químico, muchos nos preguntamos ¿la tabla periódica alguna vez tendrá un final? Es impresionante pero con el pasar de los años se siguen descubriendo más elementos que se agregan a la tabla periódica, los últimos fueron sintetizados en 2016, pero actualmente se están aparentemente descubriendo más.

¿La tabla periódica alguna vez tendrá un final?

Las Naciones Unidas proclamaron este 2019 como el Año Internacional de la Tabla Periódica de Elementos Químicos. Y de un modo increíble, luego de 150 años, la tabla sigue creciendo. En 2016, se le agregaron cuatro nuevos elementos: nihonium, moscovium, tennessine y oganesson. Sus números atómicos, el número de protones en el núcleo que determina sus propiedades químicas y el lugar en la tabla periódica, son 113, 115, 117 y 118, respectivamente. Tomó una década y un esfuerzo mundial para confirmar estos últimos cuatro elementos. Y ahora los científicos se preguntan: ¿La tabla periódica alguna vez tendrá un final?

¿La tabla periódica alguna vez tendrá un final?

Todos los elementos con más de 104 protones están etiquetados como «superpesados» y forman parte de una vasta tierra totalmente desconocida que los científicos están tratando de descubrir. Se predice que los átomos con hasta 172 protones pueden formar físicamente un núcleo que está unido por la fuerza nuclear. Esa fuerza es lo que impide su desintegración, pero solo por unas pocas fracciones de segundo.

Estos núcleos hechos en el laboratorio son muy inestables y se descomponen espontáneamente poco después de formarse. Para los más pesados ​​como el oganesson, esto podría ser tan rápido que les impide tener suficiente tiempo para atraer y capturar un electrón para formar un átomo.

Si ese es el caso, esto desafiaría la forma en que los científicos de hoy definen y entienden los átomos. Ya no pueden describirse como un núcleo central con electrones que lo orbitan como los planetas que orbitan alrededor del sol. Y en cuanto a si estos núcleos pueden formarse, todavía es un misterio.

Los científicos se están arrastrando lenta pero seguramente hacia esa región, sintetizando elemento por elemento, sin saber cómo se verán o dónde estará el fin. La búsqueda del elemento 119 continúa en varios laboratorios, principalmente en el Instituto Conjunto de Investigación Nuclear en Rusia, en GSI en Alemania y en RIKEN en Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *