Análisis matemático para reestructurar la tabla periódica

La icónica tabla de los elementos de Dmitri Mendeléyev está de cumpleaños en lo que viene a ser ya su 150 aniversario, y a propósito de esto dos investigadores han tratado de comprender lo que realmente significa su «periodicidad». El término refleja la recurrencia de las propiedades químicas en la lista de elementos, pero incluso hoy en día siguen existiendo ambigüedades y argumentos sobre ¿cuál es la mejor manera de representar esas regularidades en la tabla? Wilmer Leal y Guillermo Restrepo, del Instituto Max Planck de Matemáticas en Leipzig, Alemania, esperan que su análisis matemático para reestructurar la tabla periódica pueda ayudar a resolver todo esto.

El Análisis matemático para reestructurar la tabla periódica

Hay dos aspectos del sistema periódico de los elementos. Primero, hay un orden secuencial de los elementos, Dmitri Mendeléyev hizo esto de acuerdo con el peso atómico, pero hoy en día el número atómico Z se reconoce como el más fundamental. En segundo lugar está la agrupación de elementos por similitud de propiedades. Sin embargo, no hay una manera única de hacer esto, y deja cabo sueltos como, por ejemplo, no está muy claro dónde debe ir el hidrógeno, ni si el lantano o el lutecio deben estar debajo del escandio y el itrio.

Estos dos investigadores han buscado una descripción matemática que abarque todas las opciones.

«Las diversas posibilidades para ordenar y clasificar los elementos traen diferentes sistemas periódicos, y sus relaciones forman una superestructura. No hay una tabla periódica final pero, hay una superestructura final que los contiene a todos” Dice Restrepo.

Un beneficio potencial de este enfoque puede revelar cómo se relacionan las representaciones alternativas de la tabla pero además para saber si hay más regularidades, similitudes y periodicidades en los compuestos y enlaces químicos. Leal y Restrepo intentan con su enfoque hipergráfico formular un tipo de tabla periódica de enlace covalente, que revele regularidades recurrentes en la naturaleza de los enlaces que forman cada elemento.

Sin embargo este estudio sigue aún en pañales por tanto tenemos que esperar un poco más para conocer más a ciencia cierta sus resultados preliminares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *